Por compras mayores a $200.000, ENVÍO GRATIS a Valle de Aburrá, Bogotá, Soacha, Cali y Yumbo.

El hierro fundido vs el aluminio fundido

- Productos Victoria

En este artículo te queremos hablar de las cualidades y propiedades del hierro fundido vs el aluminio fundido, para esto queremos hacer un comparativo en donde te quede mucho más claro los beneficios del hierro y el por qué es la mejor opción para tu cocina.

El hierro fundido es un material que se viene utilizando desde hace miles de años para la cocción de alimentos, pues su durabilidad y capacidad de ser usado en diferentes fuentes de calor le ha permitido perdurar en el tiempo, además de estar demostrado que son utensilios que, con el paso del tiempo y el uso, mejoran su calidad, por lo que pueden incluso pasar de generación en generación.

Por su parte, el aluminio ha sido utilizado con mucha fuerza en los utensilios de cocina desde hace algunos años, tanto así que actualmente se llevan un gran porcentaje de las ventas dentro de la categoría, principalmente por dos razones, la primera, es el metal con mayor presencia en la tierra, lo que lo hace mucho más económico y dos porque tiene una buena capacidad para conducir el calor.

Ahora, queremos enseñarles algunas comparaciones técnicas, de desempeño y sobre los efectos que tienen en los alimentos.

Conducción y retención del calor.

Una de las principales propiedades de los metales utilizados para fabricar utensilios de cocina es que tengan la capacidad de conducir calor o temperatura. Entre mayor el número que determina la capacidad de la pasta térmica de transferir el calor, mayor es su capacidad.

En este caso el aluminio posee una conductividad térmica de 205 W/(m/K), mientras el hierro posee una de 79,5 W/(m/K). Lo que quiere decir que el hierro tarda un poco más en alcanzar una temperatura adecuada para la cocción, mientras que el aluminio llega a este punto en mucho menos tiempo.

Este factor tiene a su vez una preocupación, pues el aluminio al conducir el calor con tanta facilidad, comienza a deformar sus iones a una temperatura relativamente baja y como consecuencia, transmite sus partículas a los alimentos. El cuerpo humano no tiene la capacidad de procesar este metal, cuando es ingerido de esta forma.

En cuanto al hierro fundido, esta propiedad le permite conservar el calor por mucho más tiempo, lo que lo hace ideal para cocciones largas como estofados, carnes o arroz. Adicional el hierro que queda impregnado en los alimentos cuando se realiza su cocción en los utensilios de este material, es beneficioso y aporta a la cantidad de hierro que es necesario consumir dentro de una dieta normal.

¿Qué pasa cuando se someten al calor?

Como se sabe, cuando un elemento es sometido a altas temperaturas sufre cambios físicos, que modifican sus propiedades y es en este punto en donde en muchas ocasiones se pueden volver tóxicos o perjudiciales para la salud.

En cuanto al aluminio, cuenta con un punto de fusión de 660°C aproximadamente. Una de las características principales del aluminio es que cuando comienza a recibir calor, sus partículas se expanden dejando pequeños espacios o poros, sufriendo una modificación estructural, que al momento de utilizarlo para cocinar, diminutos residuos de alimentos se quedan retenidas dentro de estos. Estos espacios o poros se cierran una vez se enfría el material, por lo que esos alimentos quedan dentro descomponiéndose hasta que nuevamente sea llevado al calor el aluminio; pero al ser un utensilio para cocinar siempre estos espacios se van a ver llenos de estos desechos. Por esta razón es recomendable cambiar constantemente estos utensilios.

El hierro al ser un metal tan estable y tener un punto de fusión a los 1500°C aproximadamente, no sufre modificaciones de estructura tan fácilmente, lo que permite que cocines con mucha tranquilidad, además con el paso del tiempo y la construcción natural que tiene este elemento de una capa antiadherente, estos utensilios adquieren una mejor calidad, seguridad y durabilidad.

Versatilidad en el uso

Actualmente contamos con muchas fuentes de cocción, lo que nos hace pensar que debemos contar con muchos utensilios, uno para cada fuente de calor. Y en este aspecto el hierro fundido y el aluminio fundido tienen muchas diferencias.

El hierro fundido tiene como una de sus principales ventajas su capacidad para ser utilizado en distintas fuentes de calor y para diferentes tipos de cocción. Es decir, puedes usarlo tanto en estufas de gas como en estufas de inducción. También puedes utilizarlo para hacer recetas que requieren cocciones lentas, largas y a temperaturas bajas o si tu utensilio es esmaltado puedes realizar postres fríos en nevera.

El aluminio por su parte, al no ser un metal magnético no funciona en estufas de inducción, para lograr que funcionen se le debe agregar una placa en acero. Estos utensilios tampoco son aptos para cocciones lentas o en fuego directo por los factores antes mencionados.

Otro punto importante que se debe tener en cuenta, es que a la mayoría de utensilios de aluminio se les añade una capa química antiadherente que, a su vez por estudios y testimonios, es tóxica para la salud, pues contiende PFAS, que muchos llaman “químicos eternos” porque el cuerpo no tiene mecanismos para procesarlos, pues no deberían estar en contacto con los humanos o animales.

El hierro fundido por su lado no requiere de capas químicas antiadherentes, pues la antiadherencia se construye naturalmente gracias al curado, que es simplemente la polimerización de los aceites o grasas sobre el hierro. El hierro tiene una superficie porosa, que con el uso y realizando el proceso de curado regularmente se forma una capa mas gruesa dandole un aspecto liso y brillante y por lo tanto más antiadherente.

¿Y el peso por qué es tan difente entre el hierro fundido y el aluminio fundido?

Por último, pero no menos importante, el peso de los utensilios de cocina es un tema que nos preguntan constantemente pues hay grandes variaciones y diferencias entre esta carecterística del hierro fundido y el aluminio fundido.

Los utensilios de hierro fundido cuentan con una característica única, SU PESO, pues se debe considerar que el hierro como tal es mucho más denso y pesado, que otros metales. Además desde el diseño se le da un grosor mayor para mejorar su funcionamieto, calidad y durabilidad.

El aluminio por su parte es más liviano y maleable, por lo que los utensilios fabricados en este material, suelen tener las mismas características.

Ahora bien, ya que conoces más sobre porque el hierro fundido es el mejor aliado para tu cocina, te invitamos a conocer todos los productos Victoria.