Relatos de una Novata en Hierro Fundido parte 3

- Productos Victoria
Horno holandés de hierro fundido

Poco a poco he ido comprando los sartenes que necesito en mi cocina para preparar todas las recetas que se me ocurren. Pero ya era momento de darle la oportunidad al horno holandés para conocer sus beneficios y los diferentes usos que puedo darle. Según tengo entendido, es perfecto para preparaciones de cocción lenta como estofados, pero también puedo preparar  sopas, arroz, hasta panes artesanales y postres.

Lo primero que debemos saber es que no es una olla común y liviana, es pesada y, como los sartenes de hierro fundido, permitirá que tu comida conserve siempre  la misma temperatura al cocinar y a la hora de servir, conserve el calor hasta por 15 minutos más. Este tipo de ollas también son aptas para toda fuente  de calor, desde estufas de gas o inducción, hasta hornos, fogatas o chimeneas (menos el microondas). Sus tapas tienen protuberancias, o puntos y su función es devolver la humedad a toda el área de cocción de forma homogénea, rociándolas continuamente con los deliciosos jugos sin desperdiciar ni una gota de sabor.

Se les llama “hornos holandeses” gracias a Abraham Darby quien en 1704 viajó a Holanda para investigar sobre la producción de hierro fundido en dicho país y los diferentes usos que le daban al mismo. Quedó sorprendido al ver este tipo de ollas, ya que  la superficie de la tapa era totalmente plana para que se pudiera colocar encima de este brasas o carbón calientes para obtener así calor en la parte superior a la hora de preparar panes, galletas y/o hornear tortas. Debemos tener en cuenta que en aquella época no existían los hornos domésticos o convencionales, así que era el utensilio perfecto para los hogares.

Actualmente estamos en el boom de preparar recetas en casa, sorprender a aquellas personas que más queremos, y una forma muy particular de hacerlo es horneando panes, estos hornos retienen la humedad y el vapor por más tiempo y más rápido que un horno convencional, creando así una corteza crujiente diferente y deliciosa.

Victoria ofrece dos tipos de recubrimiento en sus hornos holandeses: recubrimiento de aceite de linaza (Curado) o vítreo (esmaltado). Ambos son muy buenos, pero cada uno tiene un cuidado especial que debemos tener en cuenta a la hora de comprarlo y cocinar en ellos. En el caso del recubrimiento de linaza, debemos realizar el proceso de curado cada que terminemos de usarlo y no lo debes dejar remojando, húmedo o mojado para evitar que se oxide. El esmaltado, puede dejarse con partículas de humedad, pero debemos tener cuidado de que no reciba golpes muy fuertes o caídas, pues podría desprenderse el recubrimiento.

Con respecto a las recetas que se pueden preparar en el horno, se me ocurren muchas, la principal ¡Pan! Es muy interesante conocer esa corteza crujiente que mi horno le dará a mis panes y después prepararé un estofado con carne, papa, muchas verduras y vino tinto que seguro le dará un sabor delicioso.

Uno de los hornos holandeses más especiales es el  Combo Cooker, este además de cumplir con las funciones de horno holandés también podemos usar su tapa como sartén. Así que ya no solo me imagino preparando pan, sino también un arroz con todo, una sopa y  además en la tapa asar un buen corte de carne con un poco de romero. También puedo hacer unas pastas y gratinarlas en el horno  para toda mi familia y luego en la tapa saltear unos vegetales. Estos hornos se prestan para muchísimas opciones de recetas, hasta una torta de cumpleaños para aquella persona especial.

Lo único que debes tener en cuenta es que al momento de lavar tu utensilio, dependiendo del recubrimiento que elijas, debes tener los mismos cuidados que con los sartenes y fundamentalmente disfrutar muchísimo la versatilidad que estos utensilios de hierro fundido pueden ofrecerte

Abrir chat