¿Cómo hacer el mantenimiento a un sartén de hierro fundido después de usarlo?

sartén de hierro fundido Victoria

Una de las preguntas más frecuentes después de comprar un sartén Victoria es cómo hacer el mantenimiento a un sartén de hierro fundido. Aquí te explicamos en 3 simples pasos.

 

¿Por qué es necesario hacer el mantenimiento a tu sartén de hierro fundido?

Cocinar en hierro fundido tiene muchas ventajas, entre ellas su distribución uniforme y mayor retención de calor y su durabilidad. También la posibilidad de crear antiadherencia natural a través del curado.

 

Sin embargo, es importante realizar un correcto mantenimiento de tus utensilios, preferiblemente después de cada uso. De esta manera, podrás sacar mayor provecho a tus utensiliosVictoria y hacer que perduren para toda la vida

 

Realiza el mantenimiento de tu sartén de hierro fundido Victoria en 5 simples pasos:

 

1. Limpieza

Después de terminar de usar tu sartén de hierro fundido Victoria, aprovecha mientras aun sigue caliente para limpiar con una esponja suave. Puedes usar una cantidad muy pequeña de jabón o también puedes lavar con un poco de agua caliente para ayudar a retirar restos de comida. Es importante que laves con suavidad para evitar desprender la capa de curado formada con el uso y el mantenimiento previo.

 

Si tienes dificultad para eliminar algún resto de comida pegado, un truco que te servirá consiste en agregar un poco de sal y aceite. Frota ligeramente con un papel de cocina para despegar el residuo.

 

 

2. Secado

Es primordial que seques correctamente y en su totalidad tus utensilios de cocina en hierro fundido, preferiblemente con un paño suave de cocina. Así evitarás que tus sartenes se oxiden (recuerda que el hierro fundido puede llegar a oxidarse en contacto con el agua). 

Otro truco que puede funcionarte para que tu sartén quede completamente seco es ponerlo al fuego durante unos minutos.

 

3. Aplica una fina capa de aceite

Para mejorar la antiadherencia y complementar el proceso natural de curado, aplica una capa muy fina de aceite por toda la superficie. 

 

4. Lleva a la estufa

Luego de aplicar el aceite, pon el sartén al fuego unos minutos (hasta que salga un poco de humo), para volver a curar la superficie.
 

 

5. Espera a que se enfríe

Cuando el sartén este frío, puedes guardarlo en un lugar seguro, preferiblemente en donde esté a salvo de humedad, rayones y caídas fuertes

 


Sigue estos simples pasos después de usar cualquiera de tus utensilios de cocina Victoria y obtendrás resultados increíbles