¿Puedo usar jabón en un sartén de hierro fundido?

Sartén de hierro siendo lavada con jabón

Una de las preguntas más frecuentes para las personas que inician en este mundo es si pueden usar jabón en su sartén de hierro fundido.

 

Cuando adquieres un sartén de hierro fundido, adquieres un utensilio para toda la vida. Por esta misma razón, el hierro fundido requiere mayores cuidados que un sartén antiadherente convencional.

Sin embargo, su cuidado no es tan difícil como lo exponen algunos y existen muchos mitos alrededor de su cuidado que deben ser desmentidos.

¿Por qué algunas personas recomiendan no usar jabón en sartenes de hierro fundido?

Algunas personas recomiendan no usar jabón para lavar un sartén de hierro fundido. La razón para esto, es la creencia errónea de que el jabón para lavar platos en hierro fundido arruinará el acabado.

Si tu sartén ya tiene una capa de antiadherencia bien desarrollada, es comprensible que temas retirar la capa con el lavado con agua y jabón.

 

Por eso muchos amantes del hierro fundido prefieren solo calentar el sartén, espolvorear sal gruesa en él y quitar cualquier trozo pegado en la superficie. Otros simplemente añaden un poco de agua y ponen el sartén a fuego lento para remover los residuos pegados.

El jabón no destruye la capa de antiadherencia de tu sartén de hierro fundido

Para entender este mito, necesitamos ver lo que sucede cuando curamos nuestro sartén. 

La capa de antiadherencia de un sartén de hierro fundido se produce a través de la polimerización y luego de la carbonización de las grasas de cocina. Esto forma una capa dura, una que no se rompe ni se quita fácilmente, ni siquiera con jabón para lavar platos. Esta capa crea una superficie lisa y antiadherente para cocinar tus alimentos.

 

Por lo tanto, siempre que el sartén esté bien curado, el jabón para platos no lastimará la capa de antiadherencia.

 

Sin embargo, no olvides secar tus utensilios de cocina después de lavarlos para evitar oxidación. Nunca los remojes (incluso en agua sin jabón) durante mucho tiempo. Diez minutos más o menos para facilitar el lavado no va a dañarlo, pero evita remojos de una hora o de la noche a la mañana.

Así que ya sabes, puedes usar jabón para lavar tus utensilios de hierro fundido sin miedo a dañar la capa de antiadherencia.