Por compras mayores a $200.000, ENVÍO GRATIS a Valle de Aburrá, Bogotá, Soacha, Cali y Yumbo.

El uso del jabón en los utensilios de hierro fundido.

- Usos y Cuidados

La polémica del uso del jabón en los utensilios de hierro fundido para su limpieza, tiene tantas vertientes y teoría como personas que lo usan. Por eso en este blog queremos contarte nuestra opinión y darte algunas recomendaciones extras para su limpieza y mantenimiento.

Lo primero que debes saber es que la razón más antigua por la que se dice que no se debe usar jabón para lavar los utensilios de hierro fundido, es la presencia de lejía en los jabones, esta provenía de las cenizas de madera empapada, que es muy agresivo químicamente y dañaba los materiales orgánicos.

Ahora bien, en la actualidad existen diferentes tipos de jabones o detergentes lavaplatos, unos que contienen lejía químicamente pura (hidróxido de sodio) y otros que son sintéticos que no lo contienen , es decir son detergentes sintéticos.

Por esta razón ya podemos comenzar a desmentir un poco las teorías que dicen que lo peor que puedes hacer es lavar tus utensilios de hierro fundido con jabón.

Lavado con jabón de los utensilios de hierro fundido

Por nuestra parte, sabemos que en la cultura de nuestro país es muy importante mantener los utensilios de cocina impecables, brillantes y sin rastro de grasa o suciedad, pues los utensilios que más se usaban en las casas eran los de aluminio y nuestras abuelas no quedaban felices si no hasta que estuvieran brillantes.

Por eso nuestra recomendación es lavar tus utensilios con agua y jabón después de cada uso, teniendo en cuenta usar un jabón suave, que no sea “arranca grasa” o con un agua jabonosa, es decir más una mezcla de agua y jabón, donde sea mucho mayor la cantidad de agua.

Es importante que la esponja con la que hagas el lavado sea también una esponja suave, que no sea de fibras metálicas o esponjas de brillo como se conocen comúnmente, pues estas esponjas si pueden dañar la capa de curado que se ha construido.

En el caso que se te haya pegado mucho la comida y tengas residuos fuertes de quitar y no salgan con el lavado normal con la esponja suave, puedes usar las esponjas verdes que son similares al estropajo, para tallar ese pedazo difícil, recordando no hacerle con mucha presión o fuerza.

Limpieza con sal de los utensilios de hierro fundido

Otra de las opciones para la limpieza de los sartenes, es hacer una exfoliación con sal, es decir con la sartén aún tibia agregar una buena cantidad de sal, puede ser normal, gruesa, kosher o marina y frotar con la esponja.

Esta opción les gusta a muchas personas porque cuida el curado y quita restos de comida, aceite quemado y absorbe en muchos casos olores que hayan quedado de los alimentos antes cocinados.

Muchos chefs y amantes al hierro fundido recomiendan poner una capa gruesa de sal y llevarla a la estufa hasta que la sal comience a ponerse café, en este punto y con mucho cuidado de no quemarse con una esponja frotar bien por todo el sartén la sal. Esto ayudará para esos restos de comida muy difíciles de quitar.

Aquí te compartimos un vídeo de como sería el proceso de lavado y mantenimiento de los utensilios de hierro fundido. Haz clic aquí

Scrubber o malla para hierro fundido

El scrubber es una malla métalica, con una estructura de aros entrelazados.

Esta es una opción ideal para limpiar tus sartenes, pues por su diseño y material permite una limpieza profunda de tu sartén de hierro fundido, sin dañar el curado, por el contrario, el efecto que genera en la superficie, permite que, al momento de realizar el mantenimiento, es decir calentar el utensilio y aplicarle la capa de aceite, este ingrese mejor en los poros y se cree una capa anti adherente mucho más fina.

El proceso es muy sencillo, pues en vez de la esponja normal vas a utilizar esta malla o scrubber, puedes hacerlo con un poco de agua y jabón suave. Frotas muy bien por toda la superficie, no hay necesidad de hacerle mucha fuerza pues su diseño se encargará de quitar toda la suciedad.

Por último, Recuerda que lo más importante es que si tu utensilio es curado nunca debes dejarlo remojando o con agua o algún liquido acumulado y después de lavarlo secarlo muy bien y no dejarlo secar al aire libre. Llevarlo a la estufa para que toda el agua evapore es lo que más recomendamos y aplicar una capa de aceite para la construcción del curado.