Por compras mayores a $200.000, ENVÍO GRATIS a Valle de Aburrá, Bogotá, Soacha, Cali y Yumbo.

¿Cómo usar un sartén de hierro fundido?

- Beneficios de Hierro fundido

Cómo usar un sartén de hierro fundido, es una de las preguntas más usuales que se hacen las personas que recién están interesados en cambiar sus utensilios o quienes ya compraron un nuevo utensilio para sus cocinas.

servicio a la mesa con Victoria
servicio a la mesa con Victoria

El hierro fundido es un material que viene usándose desde hace muchos años en la elaboración de utensilios de cocina, que se ha caracterizado por factores fundamentales: calidad, funcionalidad, durabilidad y estar libre de metales tóxicos, lo que lo hace un material beneficioso para la salud.

Estos sartenes han tenido tanto éxito a lo largo de los años por una sencilla razón, con simples cuidados son utensilios te pueden durar toda una vida y pasarlos a otras generaciones. Y créenos esta comprobado, no es simplemente una frase del montón.

Ahora bien, en el cuidado del hierro fundido, lo más importante que debes saber es que el hierro como materia prima de por si es poroso, por esta razón el agua y la humedad son los factores que más debes vigilar, para así evitar que tus sartenes se oxiden. Pero no te preocupes esto no quiere decir que, si cocinas una receta que tenga mucha agua, cómo arroz, se te vaya a oxidar. EEsto sucede cuando el sartén tiene acabado curado y lo dejas por un tiempo prolongado húmedo o mojado.

El aceite en la cocción

Se cree que, como un sartén de hierro fundido, no tiene una capa química de anti adherencia desde fábrica, al momento de utilizarlo se debe cocinar con una cantidad exagerada de aceite. Y esto no es cierto, debes usar una cantidad pequeña, la misma que se ha estado acostumbrado a usar en los utensilios que traen dichas capas. La clave de la cocción perfecta está en la forma de cocinar, no en la cantidad de aceite que se usa.

Para usar sartenes de hierro fundido correctamente, lo primero que debes entender es cómo reacciona al calor. El hierro absorbe muy bien el calor y lo conserva de forma uniforme por toda la superficie, por lo tanto, debemos empezar la cocción con fuego alto hasta que el sartén tome la temperatura deseada y luego podemos bajar a fuego medio.

Si vienes acostumbrado a trabajar con sartenes antiadherentes, es probable que necesites un pequeño período de adaptación para poder usar sartenes de hierro fundido con total tranquilidad. En un principio, el error más común que cometen quienes son nuevos utilizando el hierro fundido, es no dejar que los sartenes se calienten correctamente y poner los alimentos cuando aún se encuentra frio.  Y un segundo error es mover los alimentos cuando aún no se ha sellado correctamente, creyendo que si se mueven constantemente esto evitará que se pegue.

Los sabores en las sartenes de hierro

Una de las mayores sorpresas que se van a encontrar las personas que por primera vez utilizan hierro fundido, es el sabor que adquieren los alimentos al cocinar en estos utensilios. A diferencia de utensilios que tienen capas químicas de anti adherencia, los sartenes de hierro fundido junto a la capa protectora del aceite hacen que se produzca una cocción mucho más respetuosa con los alimentos y se reduzca al mínimo el efecto “hervido”, que se da por la falta de calor homogéneo en otros tipos de utensilios.

Estos sabores se notan realmente cuando cocinamos una porción de carne, pollo o pescado. La cocción respeta todos los sabores del producto y gracias al dorado y sellado que se produce, se pueden encontrar matices que son propias de cada uno de los alimentos.

Ya que sabes más de como usarlos y de cómo van a resaltar el sabor de tus alimentos, es momento de comprar tus utensilios Victoria.